Actualidad

  • Noticias CRS

    ANÁLISIS ECONÓMICO AFI OCTUBRE 2022


    Las perspectivas económicas empeoran en la segunda mitad del año

    • El crecimiento económico del último año y medio ha venido impulsado principalmente por la demanda interna, liderada por la inversión y el consumo de los hogares, y acompañada por una mayor contribución de la demanda externa.
    • No obstante, el contexto económico actual se encuentra marcado por una gran incertidumbre y presiones inflacionistas, derivadas del conflicto bélico entre Rusia y Ucrania y la escasez de determinadas materias primas energéticas, como el gas natural.
    • De cara a la segunda mitad del año, los riesgos para la economía española y soriana van en aumento, con el foco de preocupación puesto sobre los hogares, los efectos de segunda ronda o el deterioro de la confianza empresarial ante una posible restricción del crédito más intensa de lo esperado.
    • Como consecuencia, en España, así como en el resto de las economías europeas, se espera una mayor ralentización de la actividad de la prevista inicialmente.

    La inversión privada, el consumo de los hogares y las exportaciones de bienes y servicios han sido los principales impulsores de la actividad económica durante la primera mitad de 2022

    La primera mitad de 2022 ha venido marcada por un comportamiento favorable de la economía española, aunque menos boyante de lo que se esperaba inicialmente. Los datos de crecimiento económico del Instituto Nacional de Estadística (INE), tras la revisión realizada en el mes de septiembre, muestran que la economía española cayó un 0,2% en el 1T22, y creció un 1,5% trimestral en el 2T22.

    De acuerdo con las estimaciones realizadas por Afi1, esto representa un crecimiento del 9,6% y del 8,4% en el 1T22 y 2T22, respectivamente, en términos de Valor Añadido Bruto (VAB). Por su parte, el crecimiento estimado de la economía de la provincia de Soria en términos de VAB es del 8,8% para el 1T22, y del 7,5% en el 2T22; en ambos casos, aunque positivo, por debajo de lo estimado para la media nacional.

    Este crecimiento ha estado impulsado por el positivo comportamiento de tres factores. En primer lugar, el (todavía) entorno favorable de tipos (a pesar de las primeras subidas por parte de los bancos centrales), así como los fondos NGEU(aunque actualmente solo el 31,2% presupuestado para 2022 se ha ejecutado totalmente) han permitido que la inversión privada en España haya sido destacable.

    En segundo lugar, el buen comportamiento del mercado laboral, determinado por la creación de empleo y por el aumento de las horas trabajadas, ha permitido que el consumo de los hogares se recupere de forma significativa durante la primera mitad del año.

    Por último, la demanda externa, a través de la recuperación de los flujos turísticos de 2019, así como de las exportaciones de bienes, se posiciona como el factor que más ha impulsado el avance de la actividad económica durante la primera mitad del año.

    Los riesgos para la economía española de cara a la segunda mitad del año van en aumento, empeorando las expectativas de crecimiento

    La segunda mitad del año, sin embargo, se presenta más pesimista, con una ralentización de la economía española y soriana cada vez más notoria, que afecta a las expectativas de crecimiento del resto del año, las cuales han empeorado significativamente.

    La persistencia del conflicto bélico mantendrá las presiones inflacionistas, tanto de las materias primas energéticas, como de los componentes no energéticos. Asimismo, la probable interrupción del suministro de gas a Europa por parte de Rusia añadirá más tensión a los mercados internacionales.

    Las expectativas sobre la inversión empresarial tampoco son positivas, consecuencia del aumento de la incertidumbre y el retraso de la ejecución de los fondos NGEU. Así mismo, una posible restricción al crédito más intensa de lo previsto inicialmente, con subidas de tipos más rápidas y relevantes por parte del BCE, podría mermar la confianza industrial y la inversión.

    El consumo de los hogares también empieza a mostrar signos de debilidad. Y es que la alta inflación empieza a tener impacto sobre la capacidad adquisitiva de los hogares. De acuerdo con los últimos datos del mes de agosto, la inflación general se situó en el 10,5% interanual, y la subyacente en el 6,4%, mientras que en la provincia de Soria estas cifras fueron incluso superiores: concretamente del 11,8% y 4,9%, respectivamente. De este modo, el deterioro de los salarios reales cada vez es mayor, con las implicaciones que esto supone sobre el consumo y la inversión de los hogares.

    Gráficas 1 y 2

     

    Así mismo, los niveles de confianza del consumidor se encuentran en mínimos tras los recientes acontecimientos (escalada bélica, presiones inflacionistas, deterioro de las condiciones financieras), por lo que sería esperable que el consumo de los hogares, aunque crezca, lo haga de forma muy moderada.

    Por su parte, la creación de empleo, medida a través de la afiliación a la Seguridad Social creció en agosto un 3,5% interanual en la media nacional, lo que supone más de 650.000 trabajadores afiliados adicionales en comparación con el mismo mes de 2021. Este crecimiento fue del 0,7% interanual en la provincia de Soria (casi 300 afiliados adicionales), y del 1,4% en la región de Castilla y León. A pesar de estos resultados positivos, se empieza a observar cierto enfriamiento en los ritmos de crecimiento del empleo.


    GRÁFICA 3

    Además, la continua presión sobre los precios aumentará la probabilidad de experimentar efectos de segunda ronda sobre los salarios de los trabajadores, que podrían derivar en un incremento de los costes laborales para las empresas y una mayor inflación subyacente en 2023, si estas deciden trasladar el aumento de costes de producción a precios finales, así como un mayor detrimento de la capacidad adquisitiva de los hogares, perjudicando su consumo final.


    Este contexto de ralentización económica no será exclusivo de la economía española. El deterioro económico de los principales socios comerciales, y en especial Alemania, podrá tener un notable efecto sobre sector exterior español, a pesar de la solidez mostrada durante los últimos años.

    Actualidad

    LOGOTIPO AFI